Home / AUTOMOVILISMO / Recuperan el auto del hijo del “Tolo” Doumic, 25 años después

Recuperan el auto del hijo del “Tolo” Doumic, 25 años después

Marcelo Doumic, el hijo del ex piloto de TC, tenía un futuro promisorio en el automovilismo pero sufrió un accidente fatal en 1993.

Marcelo Doumic es el nombre del hijo del popular Pedro “Tolo” Doumic, que fuera ganador del último Gran Premio de Turismo Carretera en La Pampa en 1986. En las primeras horas de la tarde del 29 de septiembre de 1993, Marcelo sufrió un fatal accidente con su moto, en la calle 4 entre 35 y 36, en Santa Teresita. Tenía 20 años. Además de familia y amigos, dejó una promisoria campaña deportiva: competía en el Campeonato Argentino de Pilotos, que entonces solía acompañar cada fecha del Turismo Carretera.

Veinticinco años después, un grupo de amigos de Marcelo decidió restaurar la Nissan 300 ZX con el que corría el hijo del “Tolo”, dolorense radicado en La Costa que además de corredor de TC fue empresario de la carne (falleció en 2012). La idea surgió de Leandro Palmarochi, quien también despuntó el vicio del automovilismo y es un apasionado de los fierros. “Tuvimos el honor de recibir el auto de parte de Gisela Doumic (la hermana de Marcelo) y la idea es restaurar el auto por completo, dejarlo en marcha y lo más parecido al original que acompañaba cada fecha del TC a comienzos de la década del 90. Al auto lo encontramos muy deteriorado después de tantos años a la intemperie. Tiene piezas faltantes, pero más allá de lo complicado que está el panorama, la idea es dejar el auto como estaba a fines de 1993”, nos cuenta Palmarochi.

En ese grupo de colaboradores está Fernando “Macho” Montenegro, quien trabaja en la recuperación a la par de Palmarochi. “Jesús Del Riego nos va a ayudar con el armado del motor, Walter Blanco con el tema de frenos y la suspensión, en chapa y pintura se ofrecieron Horacio Aparicio y Juan Pablo Borsatto, la fibra que haya que reparar nos va a ayudar Cristian Faccini, y también colabora su padre, Cholo Faccini, Omar Morelli y Carlos Otermín, quienes conocen bien el auto”, agregó quien armó una cuenta de Facebook donde pide que todos los que sepan de partes de este auto se comuniquen.

Luego del accidente fatal de Marcelo Doumic el auto lo corrió el dolorense Wilfredo Iriart y también “Juanchi” Botto, otro piloto de Santa Teresita que supo destacarse en la Fórmula Renault. Una vez restaurado, la idea de los amigos de Marcelo es exhibir el auto “en un museo, en encuentros… Queremos que la gente lo vea y se acerque. Incluso nos gustaría poder hacerlo girar en un autódromo y que todo aquel que conoció a Marcelo tenga la emoción de ver el auto como lo dejó él. Sería lo más gratificante”, sostiene Palmarochi, con emoción.

Tal vez pueda ser completa la vuelta al ruedo de la Nissan si la maneja Marcelo Letche Doumic, el sobrino que ya que tiene experiencia en autos y es un actual piloto de motociclismo. Sería el auto del amigo restaurado y el homenaje completo con quien seguramente siguió sus pasos en el mundo de la velocidad.

FUENTE: entrelineas.info

Te puede interesar

Mientras se prepara para su vuelta al TC, Oubiña ganó en el Turismo Special de La Costa

A pocos días de participar como invitado de Mariano Werner en los 1000 kilómetros de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *